Cada vez es más común que Inspectores de Hacienda, acompañados por su personal informático, y auxiliados por cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, se presente por sorpresa en el domicilio en donde el obligado tributario tiene su negocio con la finalidad de extraer toda la información de los ordenadores y revisarlo todo: la caja registradora, los datáfonos, los libros de contabilidad, etc.

Lo normal es que se presenten con autorización judicial, pues en caso contrario el representante del negocio puede negarles el acceso, habida cuenta que el domicilio está constitucionalmente protegido.

Una vez comprobado que tienen tal autorización, lo primero que tiene que hacer el propietario del negocio es pedirles a los funcionarios de Hacienda que esperen a la llegada de su asesor fiscal, pues nadie mejor que él para controlar la situación. Si no fuera posible en ese momento la presencia del asesor fiscal, una posible solución, con el fin de evitar cualquier tipo de sanción por obstrucción, sería el permitir un acceso limitado a la documentación, facilitando por ejemplo declaraciones y cuentas anuales y manifestar su derecho a ser asistido por un asesor fiscal, tal y como prevé el Reglamento de Actuaciones Inspectoras.

Presente el asesor, éste analizará en primer lugar la autorización de la Inspección que haya de permitir su entrada, es decir, si existe autorización judicial o en su defecto consentimiento del representante de la empresa (no sirve un consentimiento dado por otra persona, como un empleado). Además, analizará el contenido y alcance de la autorización, con el fin de que los funcionarios no se excedan con sus actuaciones más allá de lo que permita la autorización judicial.

Parece ser que en la Comunidad Valenciana está actualmente en marcha un plan especial de inspecciones en restaurantes, por lo que si tiene la “mala suerte” de ser uno de los elegidos, no dude en hacer valer sus derechos y póngase en contacto con su asesor fiscal cuanto antes a fin de estar correctamente asesorado y protegido en estas actuaciones, pues aunque no haya nada que ocultar nunca son plato de buen gusto…

Share This

Share This

Share this post with your friends!