El Tribunal Supremo, que viene reiterando la bondad objetiva del sistema de guarda y custodia compartida (sentencias de 4 de febrero de 2016, 11 de febrero de 2016, 9 de marzo de 2016, 27 de junio de 2016, o 12 de mayo de 2017), en su sentencia de 17 de octubre de 2017 vuelve a recordar que “la estancia paritaria de los menores en el domicilio de cada progenitor no exime del pago de alimentos”. Con esta doctrina, la jurisprudencia incide en uno de los aspectos más  desconocidos sobre este sistema de custodia, y que habitualmente más sorprende a los padres de hijos menores incursos en un proceso de divorcio, nulidad o separación.

Así, el pago de una pensión alimenticia para manutención de los menores por parte de uno de los progenitores que goza del sistema de custodia compartida podrá acordarse “cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges (art. 146 C. Civil), ya que la cuantía de los alimentos será proporcional a las necesidades del que los recibe, pero también al caudal o medios de quien los da”.

En definitiva, la referida sentencia de 17 de octubre de 2017 confirma el criterio ya aplicado en la sentencia de 11 de febrero de 2016, resolución en la que además se incidió en la improcedencia de establecer en sentencia límites temporales apriorísticos al pago de la pensión de alimentos para los hijos menores, sin perjuicio de la posible modificación de medidas cuando así proceda.

Share This

Share This

Share this post with your friends!