Entre las medidas más destacadas de la reforma tributaria autonómica anunciadas por el Ejecutivo de Ximo Puig que se incluyen en el ya aprobado Anteproyecto de Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de 2017 y que entrarán en vigor a partir del próximo 1 de enero, se encuentra la relativa a la reducción de bonificaciones en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD). Dicha reducción operará del siguiente modo:

En HERENCIAS (adquisiciones mortis causa):

  • Cuando los herederos sean hijos mayores de 21 años, ascendientes y cónyuge, la bonificación pasará a ser del 50%, en vez del 75% vigente actualmente.
  • Cuando los herederos sean menores de 21 años, el porcentaje de bonificación se mantiene como hasta ahora en el 75% (no hay variación).
  • Se mantiene la reducción vigente de la base imponible fijada en 100.000 euros por heredero.
  • En caso de transmisión de la empresa familiar, desaparece la prelación en la aplicación del beneficio mortis causa sobre la base imponible, por lo que el beneficio autonómico se aplicará a todos los herederos –cónyuge, descendientes, adoptados, ascendientes, adoptantes y colaterales hasta el tercer grado- que concurran a la herencia, que cumplan los requisitos, y en proporción a su participación en la mism.
  • Se establece una incompatibilidad entre la aplicación de los beneficios por adquisición mortis causa de empresa familiar del 95 por 100 (sean estatales o autonómicos) y las bonificaciones autonómicas en cuota. Ello supone la imposibilidad de aplicar la bonificación a la parte de la cuota que corresponda a la base sobre la que se ha aplicado la reducción por transmisión de empresa.

En DONACIONES (adquisiciones inter-vivos):

  • Se elimina la bonificación en cuota por parentesco, mientras que se mantiene la reducción en la base imponible de 100.000 euros, con el límite de que el donatario tenga un patrimonio preexistente de 600.000 euros (actualmente 2.000.000 euros).

En AMBOS CASOS (herencias y donaciones):

  • Se equiparan las uniones de hecho con los casados, para lo que se requiere que la pareja de hecho esté inscrita en el Registro de Uniones de Hecho Formalizadas.
  • Se limitan los beneficios fiscales autonómicos para el caso de transmisión inter-vivos o mortis causa de las empresas familiares a aquellas que lo sean de reducida dimensión.
Share This

Share This

Share this post with your friends!