1. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dictado una sentencia de fecha 7 de agosto de 2018 que interpreta el sentido del concepto “comunicación al público” contenido en el artículo 3, apartado 1, de la Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001, relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la sociedad de la información (en lo posterior, la Directiva 2001/29). La cuestión que dilucida es si el concepto de “comunicación al público” comprende la publicación en un sitio de internet de una fotografía que ha sido publicada previamente en otro sitio de internet sin restricciones que impidan su descarga, y con la autorización del titular de los derechos de autor.

2. El asunto que motiva la consulta es, en líneas generales, el siguiente. El autor de una fotografía autorizó su uso, sin restricciones, a una web de viajes. Una estudiante accedió a la fotografía y la incluyó en la primera página de un trabajo realizado en el marco de un taller lingüístico. Bajo la fotografía, la alumna había incluido una referencia al sitio en el que obtuvo la ilustración. El colegio publicó el trabajo en la página web del centro, con inclusión de la fotografía. El autor de la fotografía consideró infringido su derecho de comunicación al público, al no haber concedido autorización para publicarla en su web al centro escolar. Los responsables del centro sostuvieron que la autorización ya no es necesaria, porque el autor ya autorizó el uso de la fotografía sin restricciones en el sitio web de viajes.

3. El marco normativo más relevante para la resolución viene dado por los artículos 3 y 5 de la Directiva 2001/29.

El artículo 3 de la Directiva 2001/29, titulado “Derecho de comunicación al público de obras y derecho de poner a disposición del público prestaciones protegidas”, dispone en sus apartados 1 y 3:

“[1.] Los Estados miembros establecerán en favor de los autores el derecho exclusivo a autorizar o prohibir cualquier comunicación al público de sus obras, por procedimientos alámbricos o inalámbricos, incluida la puesta a disposición del público de sus obras de tal forma que cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y en el momento que elija.

[3.] Ningún acto de comunicación al público o de puesta a disposición del público con arreglo al presente artículo podrá dar lugar al agotamiento de los derechos a que se refieren los apartados 1 y 2.”

El artículo 5 de la Directiva 2001/29, titulado “Excepciones y limitaciones”, en su apartado 3, letra a), establece lo siguiente:

“Los Estados miembros podrán establecer excepciones o limitaciones a los derechos a que se refieren los artículos 2 y 3 en los siguientes casos:

a) cuando el uso tenga únicamente por objeto la ilustración con fines educativos o de investigación científica, siempre que, salvo en los casos en que resulte imposible, se indique la fuente, con inclusión del nombre del autor, y en la medida en que esté justificado por la finalidad no comercial perseguida”.

4. En su resolución, el TJUE interpreta que la “comunicación al público” comprende la “puesta en línea” en un sitio de internet de una fotografía publicada previamente, sin medidas restrictivas que impidan su descarga y con la autorización del titular del derecho de autor, en otro sitio de internet.

5. La fundamentación de la sentencia incide en algunos aspectos destacables.

En primer lugar, la publicación de una obra protegida por los derechos de autor en un sitio de internet distinto de aquél en el que se efectuó la comunicación inicial con la autorización del titular de los derechos de autor debe calificarse de puesta a disposición de esa obra a un “público nuevo”. El público que fue tenido en cuenta por el titular de los derechos de autor cuando autorizó la comunicación de su obra en el sitio de internet en el que se publicó inicialmente está integrado únicamente por los usuarios de dicho sitio. A estos efectos, el tribunal considera que no tiene relevancia alguna el hecho de que el autor no limite las posibilidades de utilización de la fotografía por parte de los internautas al autorizar su puesta a disposición del público de la página del operador de viajes. Interesa destacar que la propia sentencia distingue lo que se hizo en este caso por el demandado (nueva “puesta en línea” en un sitio de Internet distinto de aquel en el que ya fue comunicada con la autorización del titular de los derechos de autor), de lo que habría sido facilitar un “mero enlace” al sitio web en el que el titular de los derechos autorizó la comunicación de la obra, conducta esta última que no habría supuesto comunicar dichas obras a un público nuevo.

En segundo lugar, la resolución enfatiza en el reconocimiento que hace la Directiva 2001/29 del derecho de “carácter preventivo” del autor a interponerse entre eventuales usuarios de su obra y la comunicación al público que estos usuarios quizás desearan realizar, con el fin de prohibirla. Así, el Tribunal comparte que, si la comunicación de una obra que no se realiza mediante un enlace, sino mediante su nueva puesta en línea en un sitio de Internet distinto de aquel en el que ya fue comunicada con la autorización del titular de los derechos de autor, dicho titular ya no estará en condiciones de ejercer su control sobre la comunicación inicial de dicha obra.

En tercer lugar, la sentencia subraya que, de considerarse que la puesta en línea en un sitio de internet de una obra previamente comunicada en otro sitio de internet con la autorización del titular de los derechos de autor no constituye una puesta a disposición de dicha obra a un público nuevo, esto equivaldría a establecer una regla de agotamiento del derecho de comunicación, contra lo establecido en el artículo 3.3 de la Directiva 2001/29.

El tribunal afirma, además, que su resolución pretende garantizar a los titulares de los derechos la protección de la facultad de explotar comercialmente su puesta en circulación o puesta a disposición, concediendo licencias a cambio del pago de una remuneración adecuada por cada utilización de estas.

La sentencia rechaza que su decisión pueda menoscabar el “justo equilibrio” entre el interés de los titulares de los derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la protección de su propiedad intelectual, y la protección de los intereses y de los derechos fundamentales de los usuarios de prestaciones protegidas.

6. En resumen, conforme a la doctrina que sienta la sentencia de referencia, el titular de los derechos sobre una fotografía objeto de propiedad intelectual puede autorizar su puesta en líneaen una página web sin medidas restrictivas que impidan su descarga, y oponerse posteriormente a que la misma fotografía sea puesta en líneaen otro lugar sin su autorización.

Share This

Share This

Share this post with your friends!